martes, 23 de septiembre de 2014

5 montañas a pelo. Sin frontal (3)


A última hora, y debido a lo que todo el mundo se puede imaginar, he tenido que decidir entre salir con móvil o no salir. Y la decisión ha sido llevarme el teléfono y dejar la frontal en casa. Y esto cambia totalmente las cosas.
Deberé caminar de día sin pausa, con una prenda excesivamente "caliente" que me obligará a beber más agua... y no llevo cantimplora... porque el "5" es así, un reto muy ajustado, casi en el límite de mi capacidad autosuficiente.
La foto corresponde al año pasado, cuando lo intenté usando frontal en vez de móvil y capelina-manta en vez de calcetines. En aquella ocasión llovió a cántaros.

lunes, 22 de septiembre de 2014

5 montañas a pelo. 1 euro, 2.000 calorías (2)


Con los 5 euros del presupuesto he comprado 800 gramos de galletas tostadas (420 por 100); 800 gramos de cacahuetes (580 por 100); 500 gramos de azucar (400 por 100) y 60 gramos de saborizante para el agua (18 calorías totales).
10.018 calorías. Si la aventura dura 4 días, 2.500 calorías diarias. Si se prolonga a 5 jornadas, 2.000 calorías y, de ahí para adelante, moras, como hace la raposa, aunque, para aprovecharlas, se necesita tiempo, es decir, podría no ser rentable la recolección.
El miércoles mejora el tiempo, así que podría ponerme en marcha a las 18 horas, para alcanzar las dos montañas de Los Ancares a esa hora del día siguiente y tener algo de márgen para perder altura.
He retrasado la salida anfibia debido a que la TVG me ha invitado a participar en Na Nosa Nube, y debemos grabar previamente algunas imágenes para el programa. 

domingo, 21 de septiembre de 2014

5 montañas a pelo. Vuelvo de nuevo a la batalla (1)

Peña Trevinca (izquierda) y Peña Negra (centro) desde Peña Survia

Estas son las primeras valoraciones y lamido de heridas tras la derrota en Reto 5, hace casi ya un año. Las he estado leyendo para no volver a tropezar en la misma piedra, aunque sí lo haga en otra de las muchas que me encontraré en el camino.
Debo comentar que es la primera vez que intento de nuevo una aventura en la que previamente había fracasado.
Básicamente se trata de la misma historia del año pasado acometida en autosuficiencia: 5 montañas, 5 días, 5 objetos en el equipo y 5 euros de comida en la mochila. Únicamente cambia el recorrido, que ahora tendrá en torno a 300 Km y será circular, con salida y llegada a mi casa de Vilabade, Castroverde, Lugo. Las 5 montañas son las más altas de Galicia, dos en la Sierra de Ancares (Mustallar y Pena Longa) y tres en el Macizo de Peña Trevinca (Peña Survia, Peña Negra y Peña Trevinca).
Como siempre, la clave del éxito o fracaso en el proyecto, radica en elegir adecuadamente los 5 elementos del equipo. La elección se realiza en un conjunto de 8 elementos:

1. Zapatillas
2. Calcetines
3. Mono con bolsillos grandes
4. Comida
5. Capelina
6. Saco 
7. Teléfono
8  Frontal

A la hora de elegir las 5 cosas del equipo, se barajan dos posibles escenarios: 5 días con previsión de tiempo estable o 5 días con previsión de lluvias y buen tiempo.
En el caso de que la predicción sea buena, el resultado de la elección sería el siguiente:

1. Zapatillas
2. Calcetines
3. Mono
4. Comida
5. Frontal o Teléfono

Y, si se presenta mal tiempo:

1. Zapatillas
2. Calcetines o Frontal
3. Mono
4. Comida
5. Capelina

El primer conjunto de elementos (buen tiempo) tiene una variable. Usar frontal significa caminar de noche (para no pasar frío vivaqueando con un mono demasiado delgado) y descansar de día (para no pasar calor con un mono demasiado grueso mientras se avanza). Eso es lo que tienen las prendas únicas, deben servir para todo, aunque sean inapropiadas para cada una de las situaciones con las que me encontraré.
Usar móvil implica caminar de día y descansar por la noche, ya que su batería se acabaría muy pronto. He situado la frontal en primer lugar porque no me gusta la idea de tener que soportar el mono durante el día y pasar frío por la noche, sin saco de dormir ni esterilla.
En el caso de que lloviera, la cosa se complica. Al irrumpir en el escenario la capelina, ya no puedo elegir entre la frontal o el móvil, sino entre los calcetines o la frontal. Quedar sin calcetines para llevar la frontal, o viceversa, es una decisión que no se puede tomar a la ligera.
Bueno, el caso es que dejo descansar un poco el kayak y acometo este proyecto la semana que viene, una vez que pare de llover, si es que lo va a hacer algún día.
Mientras tanto, hay que memorizar la ruta y comprar 5 euros de galletas, cacahuetes y polvos para hacer algo de refresco (Tang, por ejemplo).